El Super Vulcanólogo On Mayo - 10 - 2010

Este método se constituye como uno de los más antiguos y consiste en detectar los movimientos  por medio de equipos extremadamente sensibles, llamados sismómetros, las vibraciones del suelo producidas por la fracturación de las rocas o por el movimiento de magma o de gases al interior de un volcán. El aumento de las vibraciones o sismos y durante el proceso de reactivación de un volcán, pueden constituirse como elementos clave para anticipar una erupción de magnitud mayor. La primera clasificación de sismos volcánicos fue introducido por Minakami en 1976, con información obtenida del monitoreo instrumental analógico y visual de volcanes japoneses. Así, esta clasificación fue extendida a otros volcanes del mundo; sin embargo, es una clasificación referencial y estos pueden variar de acuerdo al comportamiento propio de cada volcán.

Entre los principales tipos de sismos registrados en volcanes activos se tiene los siguientes: volcano-tectónicos (VT), Periodo Largo (LP), híbridos, explosión y tremor volcánico.

Sismos  Volcanotectónicos (VT), ocurren por el fracturamiento de la estructura volcánica, debido a la presión ejercida por los fluidos (magma, gases, vapor de agua).

Sismos de Periodo Largo (LP), están asociados al movimiento de fluídos y/o la vibración de grietas o fracturas llenas de fluidos magmáticos dentro del volcán.

Sismos Híbridos, ocurren como resultado del movimiento de fluidos dentro de las fracturas o grietas recién formadas en el volcán.

Las explosiones, están asociadas con la propagación de ondas internas y de aire

Los Tremores. Este tipo de señales sísmicas son comunes en volcanes activos y están asociados al movimiento de los fluidos volcánicos tales como magma, gases y ceniza. A diferencia de otras señales sísmicas, los tremores pueden durar de minutos a días.

Categories: Monitoreo Sísmico

Comments are closed.